Villas Miseria: Los Sueños De Cartón


La Deuda Interna
marzo 10, 2010, 6:42 AM
Filed under: Artículos, Las Artes

Cuatro de cada diez argentinos viven en casas precarias. En Buenos Aires y el conurbano hay 819 villas miseria con, por lo menos, 1.200.000 habitantes. Crónicas de adultos, chicos y mayores al borde del abismo, marcados por la injusticia social y el estigma

Por un mañana mejor. Romualdo Armúa y Martina Solís, vecinos del asentamiento Barrio 17 de Noviembre, junto a su precaria casa. Ella espera un hijo.

La familia Rojas Barrientos, que también se han ubicado en el mismo barrio, dentro del partido de Lomas de Zamora.

Julio Choque, de 55 años, es viudo y encontró un lugar donde vivir en el mismo asentamiento, a un costado del Camino Negro.


Después de camino negro. Mónica Vélez, de 36 años, separada y con tres hijos, vive en el asentamiento Barrio 17 de Noviembre.


Manuel Videla, vecino de Ciudad Oculta.


Gente de pie. Tina Espínola vive en la Villa Santos Vega, de La Matanza.

Un hombre de trabajo. ‘Siempre me gané la vida honestamente. Yo no pedí vivir en una villa’, dice Roque Morteira (58), del barrio Carlos Gardel.


Los sacerdotes Adolfo Benassi y Gustavo Carrera, en la Villa 1-11-14, que pidieron salir fotografiados junto a la estatuilla de la Vírgen.

Vecinos de La Cava. Fernanda, con sus hijas Sol y Florencia. ‘No nos alcanza para irnos del barrio, pero tenemos la casita lo mejor posible’, explica ella

Anuncios


Desde Otra Perspectiva – Un Documental Estadounidense
marzo 10, 2010, 5:31 AM
Filed under: Vídeos

(¡con subtítulos!)



Villera Soy, Soy Villero
marzo 10, 2010, 2:52 AM
Filed under: Vídeos


Sigue leyendo



Poesía de la Pobreza
marzo 8, 2010, 1:57 AM
Filed under: Las Artes

Cómo brilla a lo lejos la ciudad,/ más aquí, en la periferia,/ todo es sólo un montón de suciedad. /Vagabundos, animales y miseria. (Periferia)

Poesía de la pobreza



Villa Miseria por La Fuga
marzo 7, 2010, 8:25 PM
Filed under: Las Artes

Villa Miseria - Bajoautopista 03 (Alfonso De Castro)

La Fuga – Villa Miseria

Villa Miseria, donde nadie mira,
niños que juegan entre basura.
Los sueños de cartón, la realidad es pesadillas.

Villa Miseria, llevas aqui toda la vida,
los que gobiernan te olvidan deprisa.
¿Dónde se esconde Dios,
de vacaciones o en la Luna,
o en la Luna?

Villa Miseria, lagrimal de periferia,
ojos cansados, gargantas secas,
puños cerrados que no creen en promesas.

Lejos del Señor Ministro,
lejos de la escuela,
tan lejos de la frontera donde juegan los ricos
a engordar en sus parcelas,
mientras tus hijos comen tierra,
mientras tus hijos comen tierra.

En tus calles tiembla el miedo,
no hay luces de neón,
hay tristeza, hay silencio
y palacios de cartón.
En tus calles llora el perro,
no hay huesos pa’ comer,
llora un niño, llora un padre,
llora la lluvia al caer.

Lejos del Señor Ministro,
lejos de la escuela,
tan lejos de la frontera donde juegan los ricos
a engordar en sus parcelas,
mientras tus hijos comen tierra,

Lejos del Señor Ministro,
lejos de la escuela,
tan lejos de la frontera donde juegan los ricos
a engordar en sus parcelas,
mientras tus hijos comen tierra,
mientras tus hijos comen tierra.

Foto por Alfonso de Castro



Las Villas Miseria de B.A.: Catalizadores Para el Cambio Personal y Nacional
marzo 7, 2010, 12:49 AM
Filed under: Los Ensayos para 108

Buenos Aires se considera la “París” de Sudamérica.  Tiene la zona chic de Palermo Soho, cafés con el mate, y el tango comercial que es muy popular entre los turistas.  Sin embargo, hay otro lado de los barrios bajos.  En Brasil, se llaman “favelas.”  En Perú, se llaman “pueblos jóvenes.”  Del mismo modo, Argentina es el hogar de las “villas miseria.”  Para comenzar, me he criado para pensar en los desafortunados y siempre estoy haciendo servicio comunitario.  En mis clases de español anteriores, he escrito sobre el progreso de las comunidades latinoamericanas pobres en Washington, DC.  Como resultado de mi inminente viaje al extranjero, mi enfoque está cambiando, desde lo local hasta lo internacional.  Mi pasión por los desgraciados todavía no cesa.

En primer lugar, he tenido una fascinación con Argentina antes del estreno de la película Evita.  Por eso, quiero estudiar en Buenos Aires durante mi tercer año en la universidad.  Segundo, hace dos años, leí un artículo en el Washington Post sobre las villas miseria en Buenos Aires.  Las villas miseria se componen de casas construidas por sus ocupantes, normalmente con material descartado. Por lo general, carecen de servicios básicos como el abastecimiento de agua y electricidad, así como tiendas y servicios públicos.  No podía olvidar las historias horribles de los habitantes de estas villas.  Además, este tema se relaciona directamente con mi especialidad de GW: los servicios humanos.  Es una parte de la sociología que defiende los derechos humanos; es el aspecto de la solidaridad.

Sin duda es fácil ignorar este lado oscuro de una ciudad hermosa.  Pero en los tiempos de la reconstrucción después de la crisis económica de 2001, estas poblaciones deben tener una voz para que puedan cambiar.  En consecuencia, deseo ser el eco de estas voces desconocidas.  Mis intenciones no son criticar, en cambio, abordo este tema con un sentido de esperanza en el futuro de todos los porteños.  Mientras los Estados Unidos sufre su propia angustia económica, somos conscientes de los efectos del desempleo y la falta de opciones de vivienda asequible.  Todos somos víctimas de la recesión.  Por esta razón, voy a aumentar la conciencia sobre las villas miseria.

Jorge Luis Borges, el escritor más famoso de Buenos Aires, dijo “A mí se me hace cuento que empezó Buenos Aires: la juzgo tan eterna como el agua y el aire.”  Desgraciadamente, es la misma eternidad de los problemas de Buenos Aires, incluyendo las villas miseria. Los asentamientos son una manifestación de la pobreza, el sufrimiento económico, el racismo y la segregación que afectan a Argentina.  No hay mejor año que 2010, el año del Bicentenario de Argentina, para explorar estos problemas, y tal vez, no hay mejor persona que yo para compartir esta historia con otros estudiantes.